Piden justicia por la muerte de un joven en el barrio A 3-2

0

Oscar Ojeda fue testigo del crimen de Arnaldo Alejandro Amarilla, de 33 años, en el barrio A 3-2, de Posadas, quien habría sido muerto por un oficial y un suboficial de la Comisaría 10°, quienes ya se encuentran presos de forma preventiva
<1 de 3>De acuerdo a dichos de otros testigos, la víctima falleció a raíz del disparo de una escopeta cerca de las 1:30 del domingo desde un patrullero de la Policía, en momentos en que el hombre se encontraba frente a la casa de su padre, sentado bajo un árbol de mango, y que los uniformados no mediaron palabras. En diálogo con Noticias y Canal 2, Ojeda dijo que Amarilla había protagonizado una pelea cerca de las 23:00, pero que fue “de cancha”. En este marco, el testigo contó que salió de su casa al escuchar los disparos. Sostuvo que “el patrullero vino dos veces. Primero, vino a tirar, y después, vino a ver si estaba herido o algo. Luego de tirar, vi que uno de los dos policías puso en su bolsillo derecho los dos cartuchos que juntó; y después, él mismo volvió solo en la camioneta. Vio que yo volví a salir del portón, volvió a subir en su camioneta y se fue”. Asimismo, contó que él no se acercó al lugar del hecho “porque no pensé que le iban a tirar a matar. Pensé que tiraron para asustarlo”. Ojeda aseguró que Amarilla no era una persona violenta y que “nunca tuvo problemas con nadie”, aunque de acuerdo al padrino del fallecido, éste “estuvo preso varios años por homicidio, pero cumplió su condena y salió en libertad”. Por su parte, Roberto Fariña, padre de Amarilla, expresó: “así como encontré a mi hijo tirado en el piso, lo único que quiero es justicia”. Agregó que “cuando la Policía hace algo, queda todo impune. Dios quiera que no suceda eso (esta vez)”, reclamó. En tanto, aseguró desconocer lo que ocurrió, ya que en el momento del hecho no se encontraba en el lugar, pero afirmó que halló en su casa “restos de plomo”. En tanto, ayer al mediodía, con profundas muestras de dolor, los familiares asistieron a la inhumación de los restos del joven en el cementerio “La Piedad” de esta ciudad, tras la autopsia. Por el hecho, fue removida la cúpula de la citada Comisaría, y asumieron como jefe el comisario Sergio Ariel Virissimo, quien será secundado por el subcomisario Gabriel Rojas.

Share.

Deja un comentario