Tras 108 años los Chicago Cubs ganan las Series Mundiales de béisbol

0

Los Chicago Cubs esta vez hicieron buenos todos los pronósticos al convertirse en campeones del ‘Clásico de Otoño‘ tras derrotar en 10 entradas 8-7 a los Indios de Cleveland en el séptimo partido de la serie al mejor de siete.

El equipo de Chicago, que durante la temporada regular fue también el mejor al conseguir 103 victorias -nueva marca de equipo-, le quiso dar suspense y dramatismo a la eliminatoria decisiva al estar abajo 1-3 para luego completar la remontada con tres victorias consecutivas.

El equipo de Chicago se convirtió también en el sexto en la historia de las Grandes Ligas que con una desventaja de 1-3 en la serie consiguen la remontada y la gana con tres triunfos consecutivos, incluidos los dos últimos logrados fuera de su campo. El último equipo que lo había conseguido fueron los Reales de Kansas City en la Serie Mundial de 1985.

Nada más concluir el dramático partido y quedar definido al nuevo campeón de la Serie Mundial, los libros de apuestas de Las Vegas ya daban a los Cachorros como los favoritos a revalidar el título el próximo año.

De momento, lo que si consiguieron los Cachorros fue acabar con una espera de 108 años sin tener el título del ‘Clásico de Otoño’, que habían ganado por última vez en 1908.

“Es algo maravilloso lo que hemos conseguido este año”, declaró el jardinero izquierdo Ben Zobrist, que pegó en doblete impulsador de la carrera que rompió el empate en la pizarra (6-6) y recibió el premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie Mundial.

“Todo el equipo supo reaccionar en los momentos complicados y jugamos un gran béisbol en el séptimo partido”. El corredor emergente de origen cubano Albert Almora Jr. con el doblete impulsador de Zobrist contra el relevista Bryan Shaw anotó la carrera de la ventaja y otro emergente, el venezolano Miguel Montero pegó sencillo que llevó al primera base Anthony Rizzo a la registradora para el 8-6 que luego sería la carrera de la victoria.

Los Indios reaccionaron con anotación del bateador emergente Brandon Guyer al aprovechar el sencillo impulsador del jardinero central Rajai Davis contra el relevista Carl Edwards, que tenía dos “outs” en la pizarra.

El relevista zurdo Mike Montgomery (1-0) le quitó la pelota a su compañero y se encargó de sacar el último “out” del partido al forzar una rola por tierra del emergente dominicano Michael Martínez a la tercera base donde estaba Kris Bryant que mandó a tiempo la pelota a Rizzo y se quedó con el rescate.

La victoria fue para el relevista cubano Aroldis Chapman (1-0), que trabajó una entrada y un tercio, cedió tres imparables, incluido jonrón de dos carreras, no dio bases por bolas y abanicó a dos bateadores rival

“Era mi gran sueño conseguir el título de la Serie Mundial y aunque sentí una gran frustración con el jonrón que concedí siempre tuve confianza en que podía hacer mi trabajo y lo mismo el resto de compañeros”, declaró Chapman, que llegó a los Cachorros el pasado agosto en traspaso que hicieron los Yanquis de Nueva York.

El bateo de los nuevos campeones de la Serie Mundial estuvo encabezado por el jardinero central Dexter Fowler, el segunda base puertorriqueño Javier Báez y el receptor David Ross que pegaron sendos jonrones solitarios.

Ross, de 39 años, que pudo haber jugado su último partido con los Cachorros, se convirtió en el pelotero de mayor edad que pegó jonrón en una Serie Mundial.

“Será algo inolvidable todo lo que hemos vivido esta temporada y la manera como la concluimos, más equipo que nunca, luchando y sintiendo siempre que podíamos ganar”, declaró Ross.

“No es el momento de hablar de mi futuro sino de celebrar el gran logro de ser campeones de la Serie Mundial”. La última vez que los Cachorros habían conseguido el título del “Clásico de Otoño” fue en 1908, desde entonces habían estado en varias Series Mundiales, la última la de 1945, sin que pudiesen conseguir la victoria final.

Los Cachorros lograron convirtiéndose en el primer equipo que voltea un 1-3 en contra en el ‘Clásico de Otoño’ con victorias como visitante en los últimos dos partidos desde los Piratas de Pittsburgh Pirates en 1979 para reivindicar que tuvieron que acabar con todos las frustraciones lejos de su campo del Wrigley Field.

La “maldición de la cabra”

Por fin, después de dejar atrás la “maldición de la cabra”, la presencia de gatos negros en el campo y las acciones desafortunadas de aficionados que capturaron pelotas decisivas, los Cachorros demostraron en el campo ser un equipo más completo que los Indios, que se convirtieron en la gran revelación.

Pero a diferencia de lo que hicieron los Cavaliers de Cleveland, que remontaron una desventaja de 1-3 en las Finales de la NBA ante los Warriors de Golden State, los Indios vivieron la experiencia contraria para dejar al equipo de baloncesto como el gran campeón que cortó la sequía de títulos que se daba en los clubes profesionales de la ciudad.

La derrota se la quedó Shaw (0-1), que sólo pudo sacar un “out” en el décimo episodio y fue castigado con tres imparables y dos carreras limpias, además de dar una base por bolas. Los Indios jugaron la última vez la Serie Mundial en 1997 y la habían ganado en 1948.

El gran mérito para los Indios fue luchar hasta el final y conseguir que a pesar de estar abajo 1-5 en el marcador, por mediación del jonrón de dos carreras de Davis contra Chapman forzaron el empate a 6-6 e hicieron que el séptimo partido de la Serie Mundial del 2016 ya forma parte de la mejor historia del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

 

Share.

Deja un comentario